Aprendiendo a jugar con la luz

Entre las primeras cosas que solemos hacer cuando entramos a un espacio en el que vamos a trabajar está: buscar las entradas de luz. Y es que la luz natural potencia el espacio, remarca las texturas, crea contrastes y genera ambientes. A partir de ella, de su orientación en las estancias surgen ideas, conceptos y con ella debemos jugar para llevar nuestros proyectos a la realidad.

 

 

La luz baila con sus reflejos y nosotros debemos reconducirla para lograr aquello que deseamos. Por eso hoy queremos compartir algunos trucos para aprender a jugar con la Luz.

1.-Jugar con la luz es ayudarle a que inunde la estancia reflejándose en colores muy claros, a cambio sentirás más espacio y un flujo de energía más natural.

2.- Es no interrumpir su camino, así su recorrido será mas amplio, otro truco es usar muebles bajos, te lo agradecerá.

 

 

3- Si hay algo que le gusta a la luz es reflejarse, para jugar con ella será muy buena idea colocar espejos. Cuidando su orientación resultan compañeros de juego estupendos y a nosotros nos encantan!

 

 

4.-Para mantener la luz circulando es muy buena idea usar además detalles translúcidos, jarrones, mesas, sillas, detalles de cristal que no la absorberán sino que le permitirán seguir su recorrido y aumentar la luminosidad de la estancia.

 

 

5.- También puedes utilizar blancos que se convierten casi en un foco de luz.

 

 

 

6.- Jugar con la luz es agrandar visualmente los sitios por donde entra a la habitación aclarando marcos y puertas.

 

 

 

 

7.- Es embellecer los efectos de las sombras con persianas, estores o plantas creando diferentes ambientes según se desee.

8.- Jugar con la luz es modularla para lograr esas sensaciones que queremos transmitir: a través de cortinas con texturas, con tejidos de colores intencionados que servirán de pantalla y distribución de una nueva luz. Es hacerla fluir desde ventanas apenas cubiertas y rebotar sobre papeles pintados, traspasar telas ligeras

 y crear atmósferas.

 

 

 

 

9.- Si juegas con la luz, ella a cambio le dará más color a tus detalles, más profundidad a las texturas.

 

 

 

10.- Si juegas con ella y aprendes a aprovecharla nunca nunca tendrás que renunciar a que tus lugares de descanso tu casa, tu pequeño templo sea como lo has soñado.

                                                ¡No dejes de jugar con la luz!